NOTICIAS

19/02/2018

La mitad de la soja y el maíz, en mal estado: ¿por qué no llegan las lluvias que necesita el campo?

 

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, 56 por ciento de los lotes de soja y 58 por ciento de los de maíz están entre regulares y malos. Cuál es el factor climático que frena las precipitaciones.

La luz amarilla que viene encendida para la cosecha gruesa argentina desde fines de la primavera, cuando comenzó a notarse la falta de lluvias, comienza a teñirse de rojo: según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, 58 por ciento de los lotes de maíz, 56 por ciento de los de soja y 45 por ciento de los de girasol presentan una condición de cultivo entre regular y mala.

Esto significa, a valores reales, más de 13 millones de hectáreas con estrés hídrico, con la soja de primera como la mayor afectada porque se encuentra entre diferenciación de vainas y comienzo de llenado de grano, mientras que los lotes de maíz tardío aún no comenzaron a transitar su período crítico de definición.

Aunque la entidad porteña sostuvo su pronóstico de cosecha de 50 millones de toneladas de soja y 39 millones de maíz, que supone sendos recortes en relación a las previsiones iniciales, ya hay muchos especialistas del sector que advierten que estos números siguen estando sobredimensionados. 

El consultor Pablo Adreani, por ejemplo, calcula una producción sojera que no superaría las 47 millones de toneladas

Lluvias escasísimas

El panorama es realmente sorprendente: según la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, en la región pampeana, en los últimos tres meses y medio, llovió el equivalente a lo que el año pasado cayó en apenas 30 días. Esta entidad aseguró que, en la zona núcleo, dos de cada tres lotes de soja tienen estrés hídrico.

El climatólogo José Aiello, que asesora a la GEA, advirtió que la falta de lluvias se debe a la estabilización de centros de alta presión que provocan descargas escasas y en escalas territoriales muy acotadas. 

Las noticias que trae Aiello no son buenas para el agro: “Febrero seguirá siendo resistivo a las lluvias de envergadura”, dijo en una nota publicada por la BCR. 

Técnicamente, explicó que “hay un vasto despliegue de altas presiones sobre el océano que ingresa sobre el continente. Esto está pasando desde principios de enero y genera una tendencia estabilizadora, afectando la entrada de humedad del noreste. Este patrón de superficie, puede moderarse si la estructura vertical de la atmósfera compensa esta falencia. Pero, por el contrario, en altura esta anomalía se acentúa y fortalece una estructura muy estable, inconveniente para el desarrollo de los sistemas precipitantes”.

Este es el panorama que limita la actividad pluvial a gran escala, y que seguiría actuando hacia el resto de febrero. “Esto está definiendo un escenario que complejiza definitivamente el tramo final de la campaña. Las lluvias que pueden concretarse serán en general muy modestas, siguiendo con la irregularidad pluvial que propone esta inoportuna estructura atmosférica”, agregó.

Escenario perturbado

Del mismo modo, el reporte agroclimático estacional difundido por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires sostuvo que “el escenario climático se encuentra fuertemente alterado”, porque “se nota un moderado pero persistente enfriamento del Pacífico Ecuatorial que, aunque no llega a constituir un estado de La Niña, perturba considerablemente el régimen climático”.

Según el documento elaborado por el experto Eduardo Sierra, “en enero, el Océano Atlántico observó un avance de la Corriente Cálida del Brasil, a la vez que la Corriente Fría de Malvinas se debilitó”. 

Si bien este proceso compensó los efectos negativos del enfriamiento del Pacífico, “no fue suficiente para impedir que gran parte de la Región Pampeana fuera afectada por una marcada reducción de las precipitaciones”.

Para Sierra, si bien la coyuntura es preocupante, la situación podría ser aún peor en la próxima campaña.

“De continuar la actual tendencia de lento enfriamiento del Pacífico, La Niña podría imponer su presencia a partir del otoño próximo, afectando severamente los resultados productivos de la campaña 2018/19. Esta evolución podría determinar el inicio de una posible fase climática negativa que podría extenderse durante varios años”, advirtió la Bolsa porteña. 

Cooperativa Agropecuaria Unión de Justiniano Posse Ltda

Copyright © 2016. Todos los derechos reservados.